Yo aplaudo al presidente de Costa Rica

Luis Guillermo Solís Rivera, presidente de Costa Rica.
Por Jorge Dalton*
SAN SALVADOR.- El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís Rivera, aprobó un decreto que prohíbe el culto a su imagen. Incluso prohibió que su retrato sea colocado en oficinas estatales y, además, poner su nombre en tarjas relacionadas con las obras públicas, pues según el mismo explica, las obras públicas se hacen con el dinero del pueblo.
Pues me parece muy bien y sobre todo muy digno de su parte, algo verdaderamente auténtico y yo como ciudadano de este mundo aplaudo al presidente c ostarricense. Aquí en El Salvador por ejemplo, cada vez que llega un nuevo gobierno inauguran una y mil tarjas para decir que el presidente y el gobierno “hizo tal y más cual cosas”. Lo han hecho todos los gobiernos anteriores y ahora el partido gobernante FMLN hace exactamente lo mismo sin la mínima autenticidad, en una pose politiquera de muy mal gusto que data de los gobiernos dictatoriales del Siglo XX.
Recuerdo que con la llegada de Mauricio Funes al poder, unos de los personajes más impostores del ya cuestionado y corroído sistema político salvadoreño, los retratos de él y la ex primera dama Vanda Pignato estaban en todas las oficinas estatales, como si se tratara de Ferdinando Marcos y su esposa, muestra de imposición de su poder. ¡Qué chasco, qué ridículo y qué poco auténtico!
Puedo jurar a pie y a caballo y con una espada en la mano que existen ciudadanos salvadoreños extraordinarios que hacen cosas extraordinarias por su país y por este mundo. También tengo la certeza y la seguridad que Centroamérica, a pesar de sus políticos corruptos e impostores que abundan como las plagas, muy a pesar de sus tragedias, su pobreza y sus carencias, es una región con gente extraordinaria y con una geografía también extraordinaria
Una mirada humanitaria
En Estados Unidos hay una gran cantidad de población salvadoreña en su mayoría trabaja de sol a sol y nunca han sido reconocidos en tarjas ni campañas políticas a pesar de sus aportes, pero también ninguno de esos ciudadanos tanto aquí como allá, piden que se inaugure una tarja con su nombre. Creo que esa actitud anónima de los ciudadanos es mil veces más digna. Esa actitud anónima del papel que debe cumplir cada ciudadano es mil veces más poderosa que la imagen de los presidentes y primeras damas colgadas en oficinas estatales.
Luis Guillermo Solís ha dado por estos días otra prueba de su probidad como ciudadano en relación con la crisis migratoria que ha dejado varados en Costa Rica a unos ocho mil cubanos. En efecto, el presidente ha tenido interés en que eso se resuelva de la manera más humanitaria posible, dando un trato digno a estas personas.
Viajó a Cuba y ha sido muy insistente para encontrar la mejor solución. De su llamado a que los demás países de Centroamérica contribuyan a a resolver algo totalmente inédito en la región han surgido los primeros pasos para la salida coordinada a la crisis. Solís ha jugado un papel admirable en este conflicto, buscando acuerdos diplomáticos para abrir un corredor humanitario para el traslado de los cubanos y, elevando el liderazgo de Costa Rica. Hay que tener en cuenta que las autoridades costarricenses ayudaron a desarticular una red de traficantes y “coyotes” que tenían a los cubanos como sus mejores clientes.
* Cineasta cubano salvadoreño, hijo del poeta salvadoreño Roque Dalton (1935-1975). Creció entre Praga y La Habana, y se afincó finalmente en San Salvador, donde actualmente reside y trabaja como realizador de audiovisuales. Acaba de concluir el documental En un rincón del alma, dedicado al escritor Eliseo Alberto Diego, Lichi.
La entrada Yo aplaudo al presidente de Costa Rica aparece primero en Cafe Fuerte .

Top News