Para educar el gusto

Muchos son los adelantos impuestos por la unión del tiempo y la tecnología. En el campo de la comunicación, la radio, el periódico y la televisión constituyen las principales vías al alcance del cubano de hoy para acceder a la información del acontecer foráneo, nacional e incluso local.
Sin embargo, el paquete o cargue, se gana por estos tempos el premio de la popularidad otorgado por quienes POSEEN un dispositivo de almacenamiento digital, el soporte técnico, y el efectivo para pagar su entretenimiento.
Así deviene medio para acceder a disímiles productos comunicativos inmediatos, actuales, curiosos, banales, superficiales y cuanto adjetivo pudiéramos sumar. En fin, todo un ejercicio de oferta y demanda .
A pesar de sus seguidores, resulta cuestionable la procedencia y la intención con la cual son elegidos los productos que cada semana entran en los hogares cubanos. Y aunque la variedad de programas da al espectador la posibilidad de elegir qué desea ver, en ocasiones el consumo va en detrimento del gusto estético del público.
Los clientes son múltiples, desde los niños hasta los universitarios, quienes frecuentemente son líderes de opinión en cuanto a tendencias y actualidades.
Para el Dr. Rodolfo Alarcón Ortiz, ministro de Educación Superior, la Universidad como institución educativa puede influir en el consumo cultural de los estudiantes.
“En primer lugar está la formación que reciben los estudiantes. Nuestra acción educativa en el aula, laboratorio, la práctica, en el intercambio constante con los estudiantes tiene que llevarnos a tratar de entender qué prefieren los estudiantes, cuales son sus prioridades para recrearse y darle entonces a eso un enfoque culto que contribuya de verdad a la formación de los estudiantes, y no sean cuestiones banales, que a la vez lo que tienden es a disminuir al ser humano.”
No se trata de satanizar esta vía de consumo cultural, pues como buen paquete de información posee productos para todos los gustos y necesidades. Es cuestión de saber elegir, educar el consumo, no apartarse de la realidad, desentrañar del todo entre tanta información, aquellos elementos que nos hagan crecer como personas.

Top News