De Reyes y Magos


Soy un tipo “especial” y no es culpa mía, ni la de otros tantos que crecimos en el mismo periodo. Tuve la suerte de nacer en los 90’. Es decir, tuve la suerte de nacer. Así de “optimista” es mi generación. Una media nalgada, en señal de ahorro, fue la bienvenida que me dieron, que nos dieron: era mejor no llorar antes de tiempo.

Top News