Así nos ven los alienígenas

Si hay un astrónomo en otro Sistema Solar y usa telescopios similares a los nuestros, la Tierra aparecerá en su visor como una tosca imagen de apenas unos píxeles. Le será imposible saber que está ante un planeta lleno de vida, el punto azul pálido que popularizó Carl Sagan. En 1990, el astrónomo sugirió a la NASA que la Voyager 1 , la sonda que más lejos ha viajado en el espacio, diese una vuelta sobre sí misma y tomase una última foto de la Tierra, a 6.000 millones de kilómetros de distancia. Nuestro planeta era un punto de luz casi imperceptible de menos de un píxel. “Considera de nuevo ese punto”, escribió Sagan en su libro Pale Blue Dot . "Eso es aquí. Es nuestro hogar. Somos nosotros. Todas las personas que has amado, conocido, de las que alguna vez escuchaste, todos los seres humanos que han existido, han vivido en él. [...] —en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol”, escribió el divulgador, intentando ponernos en nuestro insignificante sitio en el cosmos. Seguir leyendo .