Renato Sales: “Debe retomarse el debate sobre la legalización de las drogas en México”

El final del sexenio de Enrique Peña Nieto como presidente de México está teñido de sangre. El número de asesinatos ha llegado a los límites de 2010 y 2011, los años más violentos de la guerra contra el narcotráfico iniciada por el entonces presidente, Felipe Calderón. La atomización de los carteles, especialmente tras la detención y posterior extradición de Joaquín El Chapo Guzmán, ha disparado el número de homicidios dolosos. Un reguero de muertes al que el Gobierno no logra poner freno. Seguir leyendo .