Raúl Castro visita su propia tumba

Raúl Castro en la ceremonia de inhumación (escambray.cu)
LA HABANA, Cuba.- El gobernante de Cuba, Raúl Castro, de 86 años, visitó hoy el mausoleo del Segundo Frente Oriental “Frank País”, donde está el nicho en el que él mismo será enterrado, para asistir a la ceremonia de inhumación de 104 soldados de la columna del Ejército Rebelde que luchó bajo su dirección.
Castro, que presidió un acto similar en el mausoleo del Tercer Frente Oriental “Mario Muñoz” hace dos días, viajó al lugar donde estaba su antigua comandancia acompañado de la plana mayor de su actual Gobierno, entre ellos el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien se espera que suceda al mandatario el próximo abril.
La televisión estatal de la isla trasmitió imágenes del sitio, ubicado en las montañas de la provincia oriental de Santiago de Cuba, totalmente cubierto por una fuerte neblina a primera hora de la mañana.
El acto comenzó con la llegada de los vehículos descubiertos que transportaban las 104 urnas hasta el lugar, en el que esperaban familiares, oficiales de las Fuerzas Armadas cubanas y antiguos combatientes del Ejército Rebelde, liderado por el fallecido Fidel Castro (1926-2016).
En un pase de revista se mencionaron los nombres de los soldados y los grados militares que alcanzaron en el Ejército Rebelde junto a los que tenían al momento de su muerte.
Durante el discurso central, el número dos del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC, único), José Ramón Machado Ventura, recordó que la ceremonia se realiza más de un año después de la muerte de Fidel Castro, el “comandante en jefe” de la insurrección (1956-1959).
El también integrante del Segundo Frente Oriental agregó que el líder de la revolución cubana fue quien tuvo la idea de crear los Frentes del Ejército Rebelde, para extender la lucha de las montañas orientales a todo el país.
“La decisión de convertir en realidad el sueño (de libertad) de varias generaciones de revolucionarios trajo a estas montañas a más de un centenar de compañeros y compañeras, cuyas cenizas, por voluntad propia, descansarán en el lugar donde transcurrieron momentos trascendentales de sus vidas”, dijo.
De los 104 combatientes inhumados, seis cayeron en combate y el resto respaldó durante su vida el “proceso revolucionario”, especificó Machado Ventura.
Antes de partir, Raúl Castro visitó el gran monolito -similar al de la tumba de su hermano Fidel- marcado con los nombres de Vilma y Raúl, donde ya descansan los restos de su esposa Vilma Espín (1930-2007) y en el que el actual presidente ha decidido ser inhumado cuando muera.
El pasado jueves 11 el mandatario cubano presidió una ceremonia parecida en el mausoleo del Tercer Frente Oriental “Mario Muñoz”, también en el territorio de Santiago de Cuba, donde fueron depositados los restos de 33 antiguos combatientes.
Allí rindió tributo al fallecido líder de esa columna, el histórico de la Revolución Juan Almeida (1927-2009).
Castro, que debe dejar el poder el próximo abril tras completar dos mandatos de cinco años, asistió también en octubre pasado a un acto solemne para conmemorar la reubicación de los restos de Carlos Manuel de Céspedes y Mariana Grajales, considerados el Padre y la Madre de la Patria en Cuba.
Los dos próceres de las guerras independentistas cubanas del siglo XIX en la isla yacen ahora en monumentos colocados junto a los del héroe nacional José Martí y el expresidente Fidel Castro, en el cementerio Santa Ifigenia, de la ciudad de Santiago de Cuba, la segunda en importancia del país.
(EFE)


Top News