Los árboles sin raíces son de pega

Tribueñe: la tribu de la letra eñe, la eñe como singularidad española. El nombre de esta salita a medio camino entre teatro sanpetersburgués y salón de variedades de entresiglos, es una declaración de principios. Está llena siempre de un público avisado pero bullicioso: junto al de la Zarzuela, es el único teatro madrileño donde, antes de comenzar un musical, desde la platea emerge el rumor de decenas de conversaciones, como en los cines de barrio. El espectador se siente aquí como en casa. Seguir leyendo .


Top News