El mundo de los Coen, según Clooney

Sobran las explicaciones para contrastar algo tan razonable como el largo estrellato de George Clooney. Posee lo que hay que tener, apetece verlo y escucharle, desprende atractivo y verdad, se mueve con personalidad en comedia y en drama (hay dos interpretaciones suyas que adoro, dos películas excelentes en las que construye personajes memorables, como son Up in the air y Michael Clayton ), pero incluso cuando se embarca en películas fallidas, intrascendentes o simplemente bobas, nunca me molesta su presencia, me cae bien. O sea, me ocurre todo lo contrario que cuando no me queda más remedio que tragarme algo protagonizado por atormentados profesionales como Joaquin Phoenix, su colega del alma Casey Afleck y Colin Farrell, o en el pasado el insoportable James Dean. No discuto que posean cierto y retorcido talento, también múltiples fans, pero a mí me fatigan mucho y me provocan ligera o excesiva grima. Es cosa de piel, de afinidades electivas, de no creérmelos, no sé si me explico. Seguir leyendo .


Top News