Sin quebrantos de rodillas

Con el alma destrozada por el vandálico crimen perpetrado por el colonialismo español, José Martí escribiría en su reseña del suceso que los jóvenes asesinados “...entraron a pasos firmes, sin quebrantos de rodillas ni temblores de brazos, en la muerte bárbara”.


Top News