Por favor apague su cigarro

Resulta insólita la forma en que los fumadores irrespetan a las autoridades en las instalaciones de salud, es notorio en nuestra sociedad la entronización de ese mal hábito y los fumadores devoran cigarros y tabacos en ómnibus, espectáculos públicos y en cuanto lugar se les antoje.
La pregunta clave es ¿Debe ser esa la actitud de una sociedad culta?, porque sobra información sobre el daño público causado por el tabaquismo y los anuncios de Prohibido Fumar quedan como adornos en desuso y a veces resultan ridículos por la forma en que se ignoran.
En pasillos, a hurtadillas en salas hospitalarias, encerrados en los baños, en escaleras y hasta en la espera de una consulta. No obstante es embarazoso para los empleados llamar la atención, temerosos de la desproporcionada respuesta que puedan recibir.
Los acompañantes y visitantes son los fumadores y en muchos casos los propios pacientes; no hay distingos de lugares, porque hasta donde se comprueba lo hacen incluso donde hay recién nacidos.
Ya se hace necesario algún tipo de sanción contra los fumadores, porque difícilmente los médicos, enfermeras y técnicos puedan solos enfrentar la situación y, repito, los fumadores empedernidos no se respetan ni ellos mismos.
Supongo que la mayoría de los que se comportan así desconocen los periódicos e ignoran el daño, pero ¿acaso tampoco ven televisión ni oyen radio?… no es una tema nuevo y desde hace mucho, hasta en las propias cajetillas se advierte.
Una verdadera epidemia, los números crecen en fumadores activos y pasivos y engrosan anualmente la lista de seis millones de personas que mueren por causas atribuibles al tabaquismo, y de las cuales, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 600 mil pierden la vida por respirar humo ajeno.
La ciencia ha demostrado que el tabaco contiene más  de cuatro mil sustancias tóxicas, de las cuales más de 60 son cancerígenas. La nicotina, por su parte, es un producto altamente adictivo y su experimentación durante la niñez y la adolescencia puede llevar fácilmente a toda una vida de dependencia del tabaco.
Cuba ocupa el quinto lugar en América Latina y el Caribe en cuanto a la prevalencia del tabaquismo, con una mayor proporción de hombres que mujeres.
Una encuesta nacional de tabaquismo – del Minsap- en adolescentes de 13 a 15 años de edad, en el  2010 reveló más de una preocupación en cuanto a conocimiento, actitudes y prácticas del grupo entrevistado en relación con la  adicción.
Se expuso que el 9,7 por ciento de los estudiantes de séptimo y noveno grado eran fumadores activos; el 24,6 por ciento había fumado alguna vez y el 10,2  eran susceptibles a iniciarse, estadísticas que resultaron ser más elevadas en la capital del país.
Entre las razones de los jóvenes destacan la creencia, tanto en muchachas como en muchachos, de que fumar los hace más atractivos y además para perder peso corporal.
Un alto número de los encuestados, el 90,6 por ciento, dijo estar consciente de que el humo de su cigarrillo les hace daño a otras personas, mientras que el 84,3  estuvo de acuerdo con que se prohíba fumar en lugares públicos tales como restaurantes, guaguas, camiones, trenes, escuelas, patios o campos de recreo, gimnasios, canchas deportivas y discotecas.
No obstante el tímido papel de la legislación nacional, que hoy las más de las veces se incumple, y teniendo en cuenta que el universo de fumadores solo llega al 24 por ciento, el resto de la sociedad debe imponerse.
El tabaquismo constituye uno de los problemas más graves de la salud pública mundial, y se ha definido como la gran epidemia silenciosa del siglo XXI. Surgió asociado al desarrollo y la industrialización, y es la causa de tres millones de muertes al año, con una tendencia creciente. Se estima que si los hábitos de consumo no varían, en el año 2020 la mortalidad atribuible al tabaco superará las ocho millones de muertes anuales.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la actualidad existen un mil 100 millones de fumadores, lo que supone un tercio de la población mundial mayor de 15 años.
El tabaco es la principal causa de muerte prematura evitable en los países desarrollados, a nivel individual el consumo regular es una drogodependencia, determinada por factores conductuales y farmacológicos similares a los que determinan la adicción a drogas, como la heroína y la cocaína, por lo que es tan difícil abandonarlo.
Entre 75 y 80 por ciento de los cánceres humanos están relacionados con la exposición a carcinógenos químicos. En el humo del tabaco se han descrito más de cuatro mil sustancias, muchas de ellas potentes carcinógenos, como los hidrocarburos aromáticos policíclicos, nitrosaminas o aminas aromáticas, y otras promotoras de la carcinogénesis, como los derivados del fenol.
El tabaco está asociado con cáncer de boca, faringe, laringe, esófago, estómago, páncreas, cuello uterino, riñón, uréter, vejiga, sistema sanguíneo y estudios realizados en Sídney, Australia y en la Facultad de Medicina del Imperial College en Londres, Reino Unido, publicado en la Revista Tobbaco Control, han reportado que fumar un paquete o más de cigarrillos al día aumenta en 40 por ciento el riesgo de padecer de disfunción eréctil.
Especialmente el de pulmón es el tipo que más se relaciona con el tabaco e  importantes estudios epidemiológicos han puesto de manifiesto la relación entre consumo de tabaco y cáncer de pulmón, descrita por todos los tipos histológicos.
En varones fumadores, el epidermoide es predominante, mientras que en mujeres fumadoras el más frecuente es el de células pequeñas. Estudios expuestos en la 89ª Asamblea Anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica, que se celebró en Chicago (Estados Unidos) en diciembre de 2003, señalaban que las mujeres fumadoras tenían el doble riesgo de desarrollar un cáncer de pulmón que los hombres que tienen el mismo hábito, según se desprende de un estudio de más de diez años de duración realizado con una técnica de escáner.
El hábito de fumar también ha sido señalado como un cofactor importante en el desarrollo del cáncer cervicouterino, entonces qué espera la gente para decidirse a apagar su cigarrillo.


Top News