Universidad de Cienfuegos: 36 años de historia, ciencia, cultura e innovación para la sociedad cienfueguera


En muchos cienfuegueros perduran aún los recuerdos de aquellos años inolvidables de la vida estudiantil. Algunos lo rememoran desde que se integraron a la Brigada Comunista de Construcción y Montaje en 1971, otros durante el curso diurno para estudiantes de Pedagogía, y también quienes formaron parte del ya oficializado Instituto Superior Técnico de Cienfuegos en 1979.

Seguramente predomina en quienes vivieron ese proceso de perfeccionamiento académico de la Educación Superior de la provincia, una nostalgia perenne. La vocación técnica que definía las premisas de la enseñanza en la provincia estuvo determinada por la emergente industrialización del área.


Así, muchos sureños en 1991 atestiguaron el creciente flujo de carreras en perfiles técnicos, económicos, pedagógicos, agropecuarios y de ciencias sociales.

Luego la diversidad y ampliación de especialidades de corte humanístico convirtieron al anterior instituto en Universidad por el año 1994, y ya para 1998, la Universidad de Cienfuegos recibió el honorífico nombre de “Carlos Rafael Rodríguez”.

Miles de cienfuegueros han transitado por esta Academia que en los últimos tiempos ha vivido aires de renovación. Pero lo cierto es que cada persona en su tránsito por la Universidad, vive esa última transformación de la personalidad que precede el impulso hacia la vida adulta. 

Tras este incentivo, compromiso, excelencia, y profesionalidad garantizan la formación integral y la superación continua de los futuros trabajadores que demanda la sociedad de Cienfuegos.

Consolidar, desarrollar y promover la ciencia, la cultura y la innovación tecnológica, en correspondencia a las necesidades del desarrollo sostenible en la universalización de los conocimientos y en los marcos de los programas de la Revolución, deviene meta cimera de la casa de altos estudios.

El perfeccionamiento como misión:

Importantes resultados han vertebrado el quehacer de la UCF durante 36 años de trabajo académico. En 1999 la otrora “Carlos Rafael Rodríguez” arribó a su XX aniversario de fundada con la apertura por primera vez en el país de la carrera de Licenciatura en Estudios Socioculturales, desafío sostenido mediante la calidad de la enseñanza y la preparación de los graduados.

Al finalizar el curso escolar 1999-2000, la institución logra el tercer lugar provincial en la emulación nacional por el 26 de julio, mientras que en el curso 2000-2001 inician su vida académica dos nuevas Facultades: Ciencias Sociales y Humanísticas, que incluyen a los estudiantes del Curso Preparatorio en Idioma Español con los estudiantes caribeños y la carrera de Estudios Socioculturales; además de la Facultad de Informática, con su correspondiente carrera.

Tras el llamado a la universalización de la Educación Superior en el país, ocho sedes universitarias se crearon en el 2003. En cada municipio de la provincia, se abrieron nuevas carreras de diferentes perfiles, con énfasis en las humanidades, la economía y las carreras agropecuarias.

Entre los logros más significativos de los últimos tiempos, como parte del fortalecimiento de la estructura universitaria, figura la creación de la Facultad de Ciencias Agrarias, objetivo que respondió a la problemática agropecuaria del país y las demandas de la economía cubana.

En la actualidad, en aras de fortalecer el trabajo en ciencia, innovación y postgrado, la Universidad cuenta con cinco centros de estudios, aprobados como forma organizativa de la Educación Superior a fin de potenciar áreas estratégicas en la investigación.

Estos centros patrocinan líneas de investigación relacionadas con la energía y el medio ambiente, la oleohidráulica y la neumática, la mecánica aplicada, la didáctica y dirección de la Educación Superior, los estudios socioculturales y la transformación agraria sostenible.

Una nueva evolución definió el inicio del más reciente curso escolar 2015-2016 en la casa de altos estudios. En correspondencia con la política económica del Partido que estipula la necesidad de optimizar las instituciones dedicadas a esta enseñanza en el país, se integró la emblemática “Carlos Rafael Rodríguez” y la Universidad de Ciencias Pedagógicas “Conrado Benítez”.

Hoy, ambas instituciones responden al nombre de Universidad de Cienfuegos, y mantienen las anteriores denominaciones como sedes de la institución. Convergen aquí las ciencias pedagógicas y las especialidades estudiadas tradicionalmente, beneficios que tributan también a la integración de saberes gracias a la confluencia de variados campos científicos.

Entre los mayores retos han figurado incrementar la pertinencia de especialidades pedagógicas, así como la optimización de este nivel de educación en la provincia de Cienfuegos.

El perfeccionamiento en el sistema universitario de evaluación y acreditación de los procesos de formación de la universidad, así como el incremento del impacto económico, social y ambiental en el desarrollo del territorio, mediante la investigación científica e innovación tecnológica constituyen premisas constantes. Hoy, los logros de la UCF crecen en visibilidad nacional e internacional, y alcanzan liderazgo en determinadas ramas.

Historia, ciencia y tradición en la formación académica de los sureños definen el quehacer de estos 36 años, tras el compromiso por la excelencia y la profesionalidad.

 


Top News