El Madrid se gusta con el balón

No hubo intriga en Riazor, donde el Madrid fue el Madrid y el Deportivo fue el Deportivo. Con cada cual en su papel se cumplió la lógica y los blancos despacharon la primera jornada con solvencia, sin más inquietud que algún combate inicial de Andone resuelto por Keylor. Por A Coruña no pasó un Madrid de otro planeta, pero sí un equipo firme, mandón y, sobre todo, versátil, capaz de barajarse una y otra vez. Seguir leyendo .


Top News