Cuando sobra el talento y los buenos corazones


“Tener talento es tener buen corazón”, así escribió el francés de Laboulaye en el famoso cuento Meñique , el cual  José Martí versionó para todos los niños y las niñas en ese gran libro que es La Edad de Oro .
Recientemente la frase ha sido rescatada y popularizada por el programa La colmena TV , dirigido por Carlos Alberto Cremata, Tin y protagonizado por 32 concursantes, quienes junto a los integrantes del grupo de teatro infantil La Colmenita, alegran las noches de viernes de la familia cubana.
La emisión forma parte de un intento por rescatar los espacios de participación en la televisión cubana, esos que para nada son nuevos, pues vale la pena recordar aquellos cuyos nombres aún suenan: Todo el mundo canta , Para bailar , 9550 , Contacto , Encuentro con Clío y muchos más.
Pero de lo que sí no hay duda es que ha sido uno de los espacios mejor logrados que se han hecho en el país. La calidad de los profesionales encargados de que cada semana salga al aire es incuestionable. Pero lo mejor, lo que hace que reúna, como pocas veces sucede, a todos en las salas de las casas durante casi una hora: es la magia de los niños.
La naturalidad,  espontaneidad, dulzura,  inocencia de ellos enamora. Una de las partes que más disfruto es cuando termina el programa y bailan, cada uno a su manera, sin formalidades ni protocolos, dándole rienda suelta a su imaginación, haciendo, como se diría en buen cubano, lo que les da la gana.
Los presentadores principales Marlon Pijuán, Sandra Castillo y Carolina Fernández, escoltados por las nuevas generaciones: Danna Barcia, Erika Llano y Héctor Luis Tenrero, han hecho resurgir la idea en muchos de que existen en Cuba buenos presentadores. Sumado ello a que también cantan, bailan y tocan instrumentos.
La Colmenita es la encargada de la banda sonora del programa ¡en vivo! Y como ya nos han acostumbrado, aunque no dejan de sorprendernos: son un éxito.
Otro triunfo de Tin y su ejército es la vinculación que logran con el pensamiento de José Martí y con la historia de Cuba. Ver no solo como aprenden sino como aprenden las frases y las enseñanzas de los grandes de nuestro país, es una experiencia que se disfruta junto a los concursantes.
Nuestra provincia también está presente: Jennifer Lugo Alfonso de Batabanó y Marianny de Jesús Barranco Oliva de Güines, ambas con 13 años son las coterráneas.
Mucho queda  por ver en los programas que restan. Seguramente las geniales ocurrencias y los también geniales disparates no faltarán cuando las improvisaciones y  preguntas intencionadas de los jueces: el actor Osvaldo Doimeadiós; Carmen Rosa López, directora del Coro Diminuto y el repentista, improvisador y decimista Emiliano Sardiñas hagan florecer la simpatía, autenticidad, versatilidad, inteligencia y talento de los niños.
Por ahora, solo nos queda agradecer a los eternos infantes que tuvieron la idea del programa y que la han hecho posible y esperar a que cada viernes llegue a nuestras pantallas para entretenernos, divertirnos y aprender junto a ellos de su gran talento y excelente corazón.
Por Claudia Martínez Camarero


Top News