Solís destaca solidaridad y respeto a DDHH en atención a cubanos

Luis Guillermo Solís, presidente de Costa Rica (foto tomada de Internet)
SAN JOSÉ, Costa Rica.- El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, alabó la solidaridad de la gente y el respeto al derecho internacional y los derechos humanos en la atención humanitaria de casi 8.000 cubanos varados en el país desde el 15 de noviembre pasado.
“Hay una reafirmación de que el derecho internacional y el respeto a los derechos humanos son marcas costarricenses que han de preservarse aunque tenga un costo económico que siempre será menor al reconocimiento que ha recibido el país”, declaró Solís en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno semanal.
El mandatario aseguró que esta crisis migratoria inédita para Costa Rica, ha dejado lecciones tanto para el Gobierno como para los ciudadanos, y subrayó el trabajo diplomático realizado en la búsqueda de una solución.
“Tenemos un país que sigue siendo excepcional por la calidez y generosidad de su pueblo. Estos migrantes se van con un sentimiento de agradecimiento. Creo que tenemos que sentirnos muy contentos por la generosidad de nuestro pueblo”, afirmó.
Debido a la decisión de Nicaragua de cerrar su frontera a los cubanos que se dirigían a Estados Unidos, el 15 de noviembre pasado, el Gobierno de Costa Rica habilitó 38 albergues en distintas zonas del país para brindar ayuda humanitaria a los migrantes con la colaboración de la gente de las comunidades, iglesias, organizaciones de la sociedad civil y empresas privadas.
El próximo martes un grupo de 180 de estos migrantes participará en un plan piloto que los trasladará en avión de Costa Rica a El Salvador, y desde allí por tierra a la frontera entre Guatemala y México.
Ningún país aportará dinero en este proceso, por lo que los cubanos deberán costear el traslado fijado en 555 dólares.
Una vez en México los migrantes deberán buscar por sí mismos la manera de llegar a suelo estadounidense.
El presidente Solís recalcó lo “atípica” que ha sido esta oleada de migrantes cubanos y lo difícil que ha sido organizar la reanudación de su travesía hacia Estados Unidos, incluso con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).
“A lo largo de muchos años Costa Rica ha recibido migrantes, particularmente nicaragüenses, y de otras nacionalidades, que tienen como objetivo trabajar. En este caso enfrentamos una migración que no tenía origen económico o de un cataclismo. Son migrantes en tránsito a Estados Unidos aprovechando las condiciones legales que ese país ofrece”, dijo.
La mayoría de estas personas salió de la isla por el temor a que con el restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, el país norteamericano elimine la Ley de Ajuste Cubano, la cual da grandes beneficios migratorios a los cubanos pisen suelo estadounidense.
Los cubanos portan pasaporte y salieron de su país legalmente vía aérea a Ecuador, donde hasta el 1 de diciembre no se les exigía visa. Luego continuaron su tránsito por Colombia y Panamá, hasta llegar a Costa Rica. ACAN-EFE


Top News