Opinión: La tan necesaria cortesía


En los tiempos que vivimos escasean en ocasiones los gestos amables, las expresiones de satisfacción, las frases agradecidas o de correspondencia que abren o cierran puertas como recetas mágicas. Muchas veces faltan las expresiones de cortesía en la calle, los lugares públicos o en la sala del hogar, tampoco son frecuentes como reflejo de respeto y cordialidad  al ofrecer  el asiento a ancianos, niños y embarazadas en ómnibus, parques y hospitales...