Más pequeñas cosas de la vida

La otra noche llovió y las babosas salieron de sus escondrijos y ocuparon la acera. Llegué a casa muy tarde y las vi a la luz de las farolas...

Top News