El 'Tío Ho': un busto y un lejano recuerdo

14ymedio Una singular estructura piramidal –con barras de metal pintadas de rojo– apenas llama la atención en un parque de la Avenida 26, casi frente al cine Acapulco de La Habana. La composición incluye un pedestal sobre el que descansa un busto dedicado al líder vietnamita Ho Chí Minh, prácticamente desconocido entre los más jóvenes. Estos días, el monumento vive el ajetreo de una restauración a la espera de conmemorar el próximo 19 de mayo los 127 años del nacimiento del Tío Ho , como le decían cariñosamente sus partidarios. La revitalización se produce en medio de un clima de relanzamiento de la relación entre la Isla y Vietnam, tras la firma en marzo pasado de un plan de cooperación bilateral en el sector de Defensa. Ambos Gobiernos, a pesar de las diferencias que los separan en el plano económico, siguen teniendo mucho en común. En abril, el régimen vietnamita cerró un acuerdo con Facebook en el que el gigante de las redes sociales se compromete a censurar el contenido que atente contra las leyes del país y a borrar cuentas que publiquen "contenido falso" sobre las autoridades.[[QUOTE:Muy pocos nacionales gastarían un minuto de conexión en averiguar quién fue el hombre de ese busto solitario de la calle 26]]En la Isla, mientras tanto, el Gobierno de Raúl Castro reparte a cuentagotas el acceso a la red mediante zonas wifi con altos precios de navegación, sitios censurados y un servicio inestable. Mientras que Cuba va a la zaga en cuanto a conectividad al ciberespacio, Vietnam tiene más de 45 millones de usuarios de redes sociales. En este mundo marcado por la hiperconectividad, y a pesar de las limitaciones de acceso, muy pocos nacionales gastarían un minuto de conexión en averiguar quién fue el hombre de ese busto solitario de la calle 26. Lo más que saben de él es que tenía reputación de sencillo, que calzaba sandalias y que nunca imaginó el efecto que las nuevas tecnologías iban a ocasionar sobre el sistema que erigió.


Top News